viernes, 30 de enero de 2009

¿Y DESPUÉS QUÉ?


Temo mirarte,
perderme en tus ojos,
desvanecer en tu abrazo,
calarte hasta los huesos.

¿Y después qué?
¿Qué hago yo
perdida, invisible
y habitando huesos
que no son míos?

9 comentarios:

Eduardo Flores dijo...

Hacer realidad el sueño de alguien, aunque parezca cosa que ya no se lleve.

Un saludo,
Eduardo Flores.

Trovador errante dijo...

Hola María,

Gracias por tu lindas huellas. Se te lee dulcemente.

¿Y después?...bueno, como ayer y mañana, quedan lejos.

Un beso

Marcelo dijo...

pero esos ojos pueden ser un universo... Me gustó tu poema!
Un saludo

rodri dijo...

adelante, despues todo eso será tuyo...en la unión.
Besos

Anita dijo...

lo que nos pierden las miradas eeh!

te veo inspiradisima y con un poquito de mieditis...^^

un besitooo!:P

María dijo...

Edu: Hacer realidad el sueño de alguien ¿en detrimento de qué...? Gracias por tu comentario.

Trovador errante: Bienvenido y gracias por leerme, yo haré lo mismo.

Marcelo: Un beso desde mi universo.
Rodri: mí? nuestro? suyo? Quien sabe... Un abrazo.

Ana, guapa: las miradas son muy muy peligrosas... mieditis?? jajajaja. Pues va a ser que sí...para que nos vamos a engañar!!! Besitos.

SoL LuNaR dijo...

antes luz, ahora luz, y después luz...siempre, eternamente, infinitamente...

María dijo...

Gracias Sol Lunar por pasarte por aquí, no dudes que tu rastro me llevará a leerte.
Un beso.

Jesús Cotta Lobato dijo...

También tú has sido un grato descubrimiento. Este poema en concreto es precioso. Me evoca la tremenda fuerza que tira de uno para amar al otro, para derramarse en el otro y, a la vez, el tremendo miedo que da el amor, que nos saca de nosotros mismos. Me gusta.